December 15, 2018

ENTREVISTA A ANDRÉS GRIBNICOW- SECRETARIO DE CULTURA Y CREATIVIDAD DEL MINISTERIO DE CULTURA (PRESIDENCIA DE LA NACIÓN . REPÚBLICA ARGENTINA.

Estrategias para aflorar y conectar los ecosistemas culturales locales

Programa Red de Ciudades Creativas  – Andrés Gribnicow, Secretario de Cultura y Creatividad del Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación, República Argentina.

Cuando Andrés Gribnicow llegó al Ministerio de Cultura argentino, en 2016, el ecosistema creativo y cultural estaba focalizado en la capital, mientras que el resto del país se presentaba como un territorio extenso, desconectado y desigual. “Los únicos que tenían oportunidades de vivir de lo que hacían eran quienes vivían en Buenos Aires, los demás actores del tejido cultural no formaban parte de ese ecosistema, porque no tenían acceso a las oportunidades”. El actual Secretario de Cultura y Creatividad contextualizaba así en la III Jornada de Innovación y Cultura de Karraskan un escenario que no es ajeno a otros territorios, donde muchas administraciones locales seguían enfocando la cultura solo en su dimensión de ocio, “la agenda de espectáculos”, dejando fuera su papel como herramienta de transformación y como eje para el desarrollo social y económico.

A la vez, tal y como explicaba Gribnicow, Argentina está reconocida a nivel internacional como gran generadora de contenidos culturales y creativos de calidad. El sector de las ICC supone el 2’5% del Valor Agregado Bruto y genera en torno a 400.000 puestos de trabajo. El 25% de este empleo procede del sector audiovisual, su gran motor cultural, aunque también las artes escénicas –con 250 salas de teatro independiente, más allá de los circuitos públicos-, o el videojuego y los contenidos digitales -200 estudios de desarrollo surgidos en la última década-, sirven de ejemplo sobre la importante presencia de la cultura en el tejido socioeconómico argentino.

Este es el contexto de partida que dibujó Andrés Gribnicow en el encuentro de Karraskan para presentar la estrategia que puso en marcha su equipo desde la Subsecretaría de Economía Creativa del Ministerio argentino. El reto consistía en poner en valor la cultura y en generar nuevas vías para que pudiera circular por diferentes territorios. En palabras de Gribnicow, “que cada ciudad empezara a reconocer lo que produce para trabajar a partir de ello, con ese enfoque armamos el programa Red de Ciudades Creativas”. La estrategia se puso en marcha en 2016 bajo la idea de crear una red que fuera capaz de crecer de manera autónoma a lo largo del tiempo. A punto de entrar en su tercer año de andadura, “lo más interesante es lo que empieza a pasar entre ellos, el intercambio de experiencias y conocimientos que se da entre las ciudades”.

El programa se apoya en ocho nodos, ocho ciudades que ya son potentes creadoras y que han integrado la cultura como eje de desarrollo. En torno a ellas, y a través de convocatorias, se seleccionan aquellas urbes que quieren sumarse a esa visión, una red que actualmente está formada por 46 ciudades. Tal y como contaba Gribnicow, la estrategia se construye en cinco ejes: Creatividad y Gobierno; Trabajo Colaborativo; Desarrollo Sectorial de las Industrias Creativas; Promoción del Turismo Cultural y Espacio Público. En cada uno de ellos, se desarrollan planes de formación, acciones de apoyo, consultorías y eventos sectoriales.

El secretario de Cultura y Creatividad dio varios ejemplos de las acciones puestas en marcha, como los talleres de formación para promotores comunitarios, donde se dan herramientas a representantes de pequeñas comunidades para ayudarles en la planificación o en la búsqueda de recursos. Otra de las muchas actuaciones ha consistido en la elaboración de un mapeado de los agentes independientes que están trabajando en un territorio, para que sean tenidos en cuenta en las políticas culturales municipales. También se han empezado a identificar ferias ya existentes, como pueden ser mercados de libros, artes escénicas o videojuegos, para convertirlas en encuentros sectoriales, generando espacios de conexión y colaboración entre profesionales. Estas ferias y mercados se han enmarcado en la red estatal MICA, donde ya forman parte 50 eventos sectoriales.

Por otro lado, dentro de la estrategia de Turismo Cultural, se han puesto en marcha consultorías de diseño de identidad, en las cuales han participado entidades, asociaciones y ciudadanía para crear de manera colectiva nuevos iconos que representen la ciudad más allá de los tópicos. Bajo el concepto de Tiendas Creativas, se han iniciado talleres de capacitación en tecnologías, modelos de negocio y comunicación dirigidos a los establecimientos que venden cultura local. La intención no es solo evitar que cierren, también que se conviertan en focos culturales y puedan asociarse entre sí.

Todo este conjunto de estrategias están alineadas con una política pública “que está más cerca de los contenidos que de las infraestructuras, que demandan grandes inversiones y que luego se convierten en cajas vacías”, explicaba en Getxo Andrés Gribnicow en la Jornada Karraskan. “Detrás de este sello de ciudad creativa, hay un mapa de agentes creativos, hay producciones locales, tiendas creativas, mercados,… Hay un ecosistema que trabaja en relación a una agenda de desarrollo donde la cultura, además de valor social, patrimonial y experiencial, es también una oportunidad para desarrollar la economía y crear nuevos puestos de trabajo”.

Karraskan
Share: / / /